miércoles, 28 de abril de 2010

Hablar de Heroína es hablar de tí II


"Te vengo a pedir perdón por mi mal carácter. Te vengo a pedir perdón por la subida inesperada de los decibelios de mi voz y por las frases sin sentido que la acompañan. Me vengo a disculpar por la falta de chocolate que hay en mi despensa y en nombre de “esos días del mes”.


No será la última vez que tendré que pedirte perdón. Te pido perdón por no saber doblar las sábanas y por no usar posavasos en la mesa del salón. Seguramente, también, dejaré los calcetines en el fondo de la cesta de la ropa. y seguramente dejaré la pasta de dientes abierta y me mancharé la ropa al segundo y medio de ponérmela. Lo siento por moverme tanto mientras duermo y por no dejarte descansar. Por ir a hacer la compra y olvidarme la lista en la mesa. También romperé algún plato y mancharé el mantel con salsa de tomate y en alguna que otra ocasión posiblemente se me queme la comida o te arruinaré el final de alguna película. Lo siento! Algún día también mezclaré algo rojo pasión con la ropa blanca y nos quedará todo rosa. Perdóname por marcar los cristales con las manos cuando se empañan y por levantarme temprano los domingos. Y ni hablemos de hacer la cama…


Pero con el tiempo te darás cuenta que te pido perdón porque no estoy hecha para afligirte. No concibo la idea de que una palabra mía podría hacerte sentir mal. Con el tiempo te darás cuenta que sufro si no te veo sonreír.


Te quiero."


Dicho esto, sonrió y se estiró en la cama y se durmió. Era feliz. Era realmente feliz y no le daba miedo serlo. Ya no.


Estúpida Inc. – Antes llamada Daroga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada